04/12/15

El crimen de aburrir en clase

04/12/15

¿Qué es una clase? Una clase es... una oportunidad para entretener, divertir, relatar, imaginar, preguntar, escuchar, reír, sonreír, probar... probar... probar con el afán de sorprender. Lo contrario es aburrir. Y aburrir en una clase es un crimen. Repito, un crimen. Ahora bien, si el alumnado consiste en chicos jóvenes, en adolescentes o directamente en niños, entonces ya no es un crimen... Es un holocausto.

Sé, porque todos los días preparo y doy clases, que no siempre se logra. Que es difícil interesar a todos, resultar motivante, prender la llama de la curiosidad o no aburrir. Pero intentarlo, imaginar otras vías, buscar algo inesperado, ser creativo o, para que todos nos entendamos, currárselo... Esto, en esta profesión, ha de ser un deber moral. O sí, o sí. Y por eso admiro a este tío. Por eso lo querría para mí, o para mis alumnos o para mis hijos. Porque un buen profesor es aquel capaz de atreverse a concebir las clases como lo que realmente son: un espectáculo ante el público más duro que existe. Una gran puesta en escena. Una hermosa oportunidad para sorprender, para aprender, para no aburrir.

Aquí lo tenéis. Holandés. Astrofísico. Rompedor. Auténtico. Unico. Leyenda... 
Profesor (este sí, con todas las letras)





Walter Lewin. 75 años, vividos con pasión, como sus clases...
Gracias, maestro. Por el entusiasmo, por la curiosidad, por la diversión y por el afecto.

Recibe os contidos no teu correo

0 comentarios

Publicar un comentario

Grazas por comentar!

ˆ
MIGUEL ABRAIRA © - DISEÑO: HERPARK